Published on
September 28, 2021

Follow Us

Muchas veces las preocupaciones y el ruido del mundo nos pueden hacer sentir abrumadas, desganadas y con pocos ánimos de seguir adelante. Y es que en un mundo en donde nuestra mente es arrastrada  con facilidad hacia los problemas y las cosas banales se hacen cada vez mayores, encontrar la paz de Dios parece ser un gran reto.

También te puede interesar:

Hablar con Dios da paz a tu corazón -Aisha Clark

Dios repara los corazones heridos

El vivir en constante pelea con el mundo parece habernos alejado de escuchar la voz de Dios. Cada día enfrentamos desafíos como la soledad, la ansiedad; quizá el estar luchando contra una depresión, la pérdida de un ser querido o incluso atravesar por una crisis espiritual en la que nos hemos alejado de Dios. 

Ante todas estas dificultades es importante recordar que Dios no se olvida de nosotros, Él conoce nuestro corazón, recibe con amor nuestras penas y nos da la fortaleza para seguir adelante, guiados por Él. 

Si quieres experimentar buscar a Dios y experimentar su paz, sigue estos consejos: 

1. Rinde tu corazón a Dios en medio de las dificultades 

No importa qué tan grande pueda parecer la situación por la que estamos atravesando, sometámonos a Dios y rindamos nuestra vida a Él.  Pongamos a sus pies cada una de nuestras preocupaciones, pues, es entregando nuestra vida por completo a Dios que podremos experimentar la paz. “Te he dicho estas cosas para que tengas paz en mí. En el mundo tendrás tribulación. Pero anímate; Yo he vencido al mundo” (Juan 16:33). 

2. Fortalece tu relación con Dios

Es por medio de la oración que Dios nos llena de su paz y su consuelo; enfoquémonos en acercarnos a Él con un corazón humilde, busquemos distintas formas de seguirlo y hacerlo partícipe de nuestra vida diaria por medio de la oración, la alabanza, la adoración o el servicio. 

3. Lee la Palabra 

Es a través de su Palabra que Dios nos revela sus promesas, busquemos recordatorios sobre las promesas que Él nos ha entregado y aferrémonos a ellas. “La paz te dejo; Mi paz te doy. No como el mundo la da, yo os la doy. No se turbe vuestro corazón, ni tengan miedo” (Juan 14:27). 

Recuerda, si buscamos experimentar la paz, busquemos a Dios; pues es rindiendo nuestra vida a Él que experimentaremos su amor y su paz. 

Únete a @mujeresvictoriosas1

Para más inspiración suscríbete a nuestro canal de Youtube https://www.youtube.com/channel/UCHorKA1AtpDhx7jKVk_c9Xw/

Si quieres ordenar el libro de Mujeres Victoriosas aquí te compartimos el link: 

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Más Popular