blogs

Por: Diana Blaquel 

Prosigue significa avanzar o continuar. A veces es fácil rendirnos, detenernos y darnos por vencidas especialmente cuando alguna meta o sueño parece imposible. Cuando las cosas se complican queremos rendirnos y no continuar.

También te puede interesar:

Nunca es tarde para volver a empezar

¿Sin ánimos de avanzar? Aprende cómo recuperar la motivación

En la biblia el Apóstol Pablo escribe, “No quiero decir que ya haya logrado estas cosas ni que ya haya alcanzado la perfección; pero sigo adelante a fin de hacer mía esa perfección para la cual Cristo Jesús primeramente me hizo suyo. No, amados hermanos, no lo he logrado, pero me concentro únicamente en esto: olvido el pasado y fijo la mirada en lo que tengo por delante, y así avanzo hasta llegar al final de la carrera para recibir el premio celestial al cual Dios nos llama por medio de Cristo Jesús. (Filipenses 3:12-14).

Este versículo de la biblia nos recuerda la importancia de proseguir hacia la meta. Y para lograr llegar al final de la carrera debemos concentrarnos únicamente en esto. 

Si quieres avanzar hacia la meta y no rendirte, sigue estos consejos: 

1. Olvida tu pasado

Tu pasado ya quedó atrás y no te define. Es tiempo de olvidar las cosas negativas que hiciste o te hicieron. Esas cosas que estás cargando que no te dejan avanzar sueltalas. Es probable que te avergüences de tu pasado y esos errores no te permitan continuar. Es tiempo de olvidar tu pasado y darle oportunidad a Dios que sane tu corazón. Olvida la antigua vida de pecado y tu pasada forma de vivir.

2. Pon tu mirada en lo que está por delante 

Deja de enfocarte en lo que quedó atrás y pon tu mirada en lo que Dios tiene para ti. Yo creo que tus mejores años están enfrente. Mira hacia el futuro con expectativa de lo que Dios hará en tu vida. Deja de concentrarte en las personas, circunstancias, o las distracciones que se ponen en tu camino. Pon tu mirada en la meta que Cristo te ha puesto por delante.

3. Avanza hasta llegar al final de la carrera

No te detengas, avanza hasta llegar al final de la carrera y no te quedes a medio camino. Por muy difícil que parezca sigue avanzando confiando que Dios está contigo. Dios va contigo y te da fuerzas para seguir adelante. Él te fortalece, te da paz y guía tus pasos para que logres llegar al final de la carrera.

Pablo avanzó con intensa concentración para no dejar de llegar a la meta que Cristo le puso por delante. Es preciso que todo creyente demuestre el mismo empeño de Pablo. 

En el transcurso de la vida vamos a enfrentar varios desafíos, obstáculos, distracciones y tentaciones, pero es necesario mantenernos enfocados en Dios y en la meta que Él nos ha dado. ¡Así que no te detengas, tu sigue avanzando en el nombre de Jesús!

Únete a @mujeresvictoriosas1

Para más inspiración suscríbete a nuestro canal de Youtube https://www.youtube.com/channel/UCHorKA1AtpDhx7jKVk_c9Xw/

Si quieres ordenar el libro de Mujeres Victoriosas aquí te compartimos el link: