blogs (9)

Por: Diana Blaquel 

Existen heridas en nuestro exterior que cuando suceden inmediatamente tratamos de sanarlas;  Sea un raspón en la rodilla, una cortada en un dedo mientras cocinabas, o una quemadura en las manos, no dejamos que el tiempo pase y las atendemos al instante, limpiando, aplicando antibióticos e incluso vendas para proteger la herida, esto para que no se infecte, optimice su proceso de cicatrización y logre sanar lo más pronto posible. 

Cuando existe una herida debemos tratarla para que logre sanar. De igual manera, necesitamos tratar las heridas internas. Esas experiencias de la vida dolorosas que nos hirieron. Las palabras negativas que te dijeron de pequeña y marcaron tu vida, el maltrato de alguna persona que te ha dejado con heridas profundas. Todo eso debe sanar. No tienes que esconder tu dolor ni mucho menos ignorar las heridas internas.

También te puede interesar:

¿Cómo sanar las heridas del pasado?

No dejes que tu pasado te defina

Si quieres aprender a sanar aquello que te causado dolor y heridas internas lee estos consejos:

1. Reconoce que te hirieron

Existen heridas en nuestro interior que todavía nos hacen daño. Reconoce que alguien te lastimó; tal vez con palabras, actitudes, físicamente, o emocionalmente. Es importante ser vulnerables y sinceras con nosotras mismas. El reconocer que te hirieron no te hace débil, al contrario, te hace valiente y fuerte.

2. Perdona

Perdona a la persona que te hirió. No es necesario que inicies una amistad con las personas que te hicieron daño y te lastimaron. Pero si es necesario perdonar a esas personas. Esto es algo difícil de hacer, pero con la ayuda de Dios lo puedes lograr. Suelta todo rencor, todo dolor, todo coraje que sientas en contra de las personas que te lastimaron. Decide perdonarlas.

3. Pídele a Dios que te sane

Salmo 147:3 (RVR 1960) dice, “El sana a los quebrantados de corazón, Y venda sus heridas.” Dios es experto en sanar corazones, sanar heridas y restaurar vidas. Dios quiere sanarte y desea que vivas una vida plena. Habla con Dios y déjale saber lo que te está lastimando. Platícale sobre esas experiencias negativas que marcaron tu vida. El está atento y listo para escucharte y ayudarte.

Para sanar nuestras heridas tenemos que ser sinceras con Dios y con nosotras mismas. No tienes que fingir estar bien. Comienza a dedicarle tiempo a esas heridas internas. Vamos a dejar que Dios limpie las heridas y las sane con su gran amor.

Oración-para-esta-mañana-768x768-1
Diana Blanquel:
Comunicadora, locutora  y conferencista.
Mujer de fe y de oración.
Presentadora de Mujeres Victoriosas.
Redes sociales:
Instagram: @dianablanquel 
Facebook: @dianablanquel 

Únete a @mujeresvictoriosas1

Para más inspiración suscríbete a nuestro canal de Youtube https://www.youtube.com/channel/UCHorKA1AtpDhx7jKVk_c9Xw/

Si quieres ordenar el libro de Mujeres Victoriosas aquí te compartimos el link: