blogs-4

Por: Yuri Cordero

Otros temas que te pueden interesar:

¿ESTAS TOMANDO DECISIONES POR TU VOLUNTAD O POR LA DE DIOS?
5 TIPS PARA TOMAR UNA DECISIÓN CORRECTA

¿Cuántas veces has atravesado por situaciones complicadas renegando del poder o la voluntad de Dios?

 El no aceptar la voluntad de Dios te dejará en una posición vulnerable. ¿Por qué yo digo eso? Porque vivir en amargura sobre las cosas que nos pasan no resuelve absolutamente nada.

Leí esta tarde un libro que se llama “Perfil de los Tres Monarcas: Saúl, David y Absalón” que me invitó a la reflexión. 

El Rey Saúl se pasó una vida tratando de destruir a David. Lo consumía la envidia porque sabía que un día lo remplazaría. David tuvo varias oportunidades de matar a Saúl. No lo hizo. “Es mejor que me mate y yo no aprenda sus métodos.”

David sufrió, pero al final recibió el trono que fue prometido sin hacerle daño a nadie.

Cuando su propio hijo, Absalón se declaró rey años después, también lo aceptó porque dijo que no sería como Saúl. 

Cuando no aceptamos la voluntad de Dios nos hacemos daño a nosotros mismos. Vivimos preocupados con un manto de víctima y derrota que no nos pertenece.

Somos más que vencedores.

Yo entiendo que las cosas malas suceden. Una de mis tías falleció de covid mientras la otra sobrevivió. Todos sabemos lo que es sufrir. 

Ahora tienes que aprender a vivir aceptando la realidad de la vida. Aceptando lo que Dios permitió. Decidí enfocarme en todos los años que si estuvo con nosotros. Recibí una palabra del Señor cuando Él la llamó:

Isaías 57:1-2

“La gente buena se muere; muchas veces, los justos mueren antes de que llegue su hora.

Pero a nadie parece importarle el porqué; tampoco se lo preguntan a sí mismos. Parece que nadie entiende que Dios los está protegiendo del mal que vendrá. Pues los que andan por el camino de la justicia descansarán en paz cuando mueran.”

Tu respuesta al porqué de las cosas llegará tarde o temprano. Pero estar enojado, triste, abrumado no resuelve nada.

Recientemente hablaba con alguien y le dije, “Honestamente yo no puedo con esta discusión, ya no soy igual.” Seré honesta, en otro tiempo hubiese actuado diferente. 

Tenemos que escoger nuestras batallas. La mayoría no valen la pena. David no hirió a Saúl, y menos a su hijo Absalón.

La venganza no es de Dios. Él tiene algo mucho más grande para ti. 

“El SEÑOR peleará por vosotros mientras vosotros os quedáis callados.” Éxodo 14:14

¡Bendiciones!

Yuri Cordero: 
Conferencista experta en motivar con la palabra de Dios.
Mujer de fe, madre, sobreviviente del cáncer, y profesional en comunicaciones por más de 25 años.
Redes sociales:
Facebook: Iamhighgrace
Instagram: @iamhighgrace