Por: Diana Blaquel 

Existen peticiones que tenemos guardadas en nuestro corazón. Algunas son tan íntimas que no nos atrevemos a contárselas a nadie, son peticiones que solo Dios las conoce. En ocasiones recibimos respuesta de esas peticiones inmediatamente, pero existen peticiones que toman semanas, meses, y hasta años en ser contestadas por Dios.

También te puede interesar:

 Recuerda: Dios Siempre Escucha Tus Oraciones – Elaine Rodriguez

Nunca Dudes Del Poder De La Oración – Naomi Murillo

Muchas veces es tanto el afán en las peticiones que tenemos, que ponemos todo el enfoque en la petición y no en nuestro creador. Nos obsesionamos en querer que nuestra petición se haga realidad y olvidamos que nuestro Dios es más grande y más importante que cualquier petición que podamos tener. 

Mientras esperas en Dios y en su perfecta voluntad te invito a que hagas lo siguiente:

1. Deléitate en el Señor

Encuentra satisfacción en pasar tiempo con Dios. Disfruta tu tiempo devocional enfocándote en leer la Palabra, aprender de tu Creador y pasar tiempo hablando con Él. Presenta tus peticiones ante Dios y descansa en Él. No te amargues la vida o te desesperes porque la respuesta no llega. Deléitate en el Señor y enfoca tu tiempo en el servicio a Dios. Involúcrate en tu iglesia, haz devocionales, participa en actividades que te ayuden con tu crecimiento espiritual.

2. Encomienda tu camino

Rinde tus planes, proyectos y sueños a Dios. Deja que Dios tome las riendas de tu camino, que Él sea tu guía en todo lo que hagas. Preséntale tus peticiones a Dios y encomienda tu camino. Dejar todo en las manos de Dios incluye tu vida, familia, hogar, matrimonio, hijos, profesión, negocio, estudios, cada área de tu vida. Pídele que se haga la voluntad de Él y no la tuya.

3. Confía en Él

 En todo tipo de relación es necesario que exista la confianza. Confiar en alguien no es sencillo, pero entre más tiempo pases conociendo a esa persona y conviviendo se vuelve más fácil confiar. Decide confiar en Dios, creer con todo tu corazón que Él tiene cuidado de ti. Dios nos ama y quiere lo mejor para nosotras. Dios nunca falla y su voluntad para tu vida, es mucho mejor que los planes que tú puedas tener. Confía y descansa en Dios.

Cuando aprendemos a deleitarnos, encomendar nuestro camino, y confiar en Dios; la espera se hace más agradable porque nuestra confianza está depositada totalmente en Dios. 

Sabemos que la voluntad de Dios es perfecta y Él sabe de qué tenemos necesidad. En ocasiones Dios contestará tu petición inmediatamente y te dará la petición de tu corazón, otras veces Dios te dirá que no y te hará entender que no te conviene lo que estás pidiendo o que Él tiene algo mejor, y otras veces te dirá espera aun no es el tiempo. 

Atesora Salmo 37:4-5 que dice, “Deléitate asimismo en Jehová, Y él te concederá las peticiones de tu corazón.  Encomienda a Jehová tu camino, Y confía en él; y él hará”.

Únete a @mujeresvictoriosas1

Para más inspiración suscríbete a nuestro canal de Youtube https://www.youtube.com/channel/UCHorKA1AtpDhx7jKVk_c9Xw/

Si quieres ordenar el libro de Mujeres Victoriosas aquí te compartimos el link: 

Gráfica-Blog-MV
Diana Blanquel:
Comunicadora, locutora  y conferencista.
Mujer de fe y de oración.
Presentadora de Mujeres Victoriosas.
Redes sociales:
Instagram: @dianablanquel 
Facebook: @dianablanquel 

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Más Popular