¿Has sentido que tus errores no te permiten ser amada? El encuentro con Jesús deja marca en nuestra vida y así como la samaritana, tú puedes aprender esto de tu encuentro con Dios.

En el evangelio de Juan 4: 7-42 encontramos la historia de la Samaritana, una mujer a la que Jesús le pide agua para beber, más siendo ella samaritana y el judio, le recrimina que “¿Cómo tú, siendo judío, me pides de beber a mí, que soy samaritana?”.

Jesús quiere darte agua viva

En este encuentro Jesús le dice que él le dará de beber agua de vida eterna y le ve con amor y compasión a pesar de su pecado.

Cuántas veces en el propósito de acercarnos a Jesús hemos sentido que nuestro pecado no nos hace merecedores de su amor. 

En la vida nos encontramos con muchos problemas que nos hacen sentir en un desierto, sedientos, sin rumbo y sin dirección, sin embargo, Jesús quiere darnos su agua viva.

Como en el caso de la samaritana, Jesús busca encontrarnos, sin embargo, los prejuicios o los errores hacen que nos apartemos de ese verdadero encuentro.

En su amor Jesús quiere encontrarse contigo y como con la Samaritana, estas son 3 cosas que podemos aprender del encuentro con Jesús. 

Jesús te conoce 

Cuando caminamos con Jesús nuestro desierto es menos complicado.

Jesús te ama y conoce absolutamente todo de ti; tu vida, tu mente y tu corazón. 

Jesús no te juzga, él conoce tu dolor y aunque puedas pensar que tus errores o tu pasado pueden cambiar el amor que él siente por ti, él sigue amándote. 

Por eso, cuando tengas un encuentro con Jesús, preséntate de forma sincera, sabiendo que él te ama y te ve con compasión. 

El encuentro con Jesús llena cada vacío 

Solo Dios nos da agua viva de vida eterna.

Como la mujer samaritana, muchas veces nosotras también tenemos vacíos que buscamos llenar de forma errónea. 

Sin embargo, cuando tenemos un encuentro con Jesucristo, él llena todo vacío. 

En tu encuentro con Dios él busca con su amor y su misericordia darnos esperanza y con su agua viva busca llenar cada vacío, sanando cada herida como con la samaritana. 

Da testimonio de tu encuentro con Jesús 

Las prueba que Dios tiene para nosotras nos hacen cada vez mas fuertes.

Luego de su encuentro con Jesús en el pozo, la samaritana dio testimonio de quien era Jesús, de que él la conocía y sabía todo lo que había hecho. 

Al igual que la mujer del pozo, nuestro encuentro con Jesús no puede pasar desapercibido. Demos testimonio de él y lo que él ha hecho en nuestra vida. 

Por medio del encuentro, Jesús no solo busca sanarnos, sino también busca devolvernos la esperanza perdida por medio de su agua viva. 

Por eso querida Mujer Victoriosa, recuerda que Jesús está buscándote, esperando que te encuentres con él. 

Jesucristo quiere transformar tu vida con su agua viva. ¿Pero tú estás dispuesta a ser transformada por él? 

Otros temas que te pueden interesar: 

¿Cómo descubrir los dones de Dios?

3 formas de experimentar Paz

Únete a @mujeresvictoriosas1

Para más inspiración suscríbete a nuestro canal de Youtube https://bit.ly/32EtQUE 

Si quieres ordenar el libro de Mujeres Victoriosas aquí te compartimos el link: 

Compartir:

Más Popular