woman-laughing-in-orange-flowers_800

En nuestro FB live del lunes, enero 13 del 2020 hablamos de la importancia de crear los hábitos de ser agradecidas.

Link:https://www.facebook.com/AbogadaLatina/videos/1563088843823262/?epa=SEARCH_BOX

En nuestro blog de ¿Cómo podemos cumplir nuestras metas para 2020? te contamos por qué los hábitos positivos son la clave para alcanzar nuestras metas.  Si no lo leíste, aquí te dejamos el enlace para que lo disfrutes. 

Link: https://mujeresvictoriosas.com/blog/como-podemos-cumplir-nuestras-metas-para-2020/

Es tan fácil sentirnos agradecidas cuando todo nos está yendo bien.  Pero muy difícil sentirse así cuando tenemos problemas o pruebas en la vida.  Mujeres victoriosas, tenemos tanto de que estar agradecidas de todo lo que nos brinda la vida: El poder ver, oír, hablar y caminar, son solo cuatro de muchas bendiciones que Dios nos dio y de lo que podemos gozar a diario.

¿Qué significa estar agradecida?

Significa tener un sentimiento de que estas contenta, plena y satisfecha en medio de las circunstancias que vives.  Inclusive, durante esos momentos tan difíciles. Esto   significa que en lugar de querer comprar esa bolsa que viste en Instagram, agradeces por la que ya tienes, en lugar de gastar dinero y endeudarte al comprarte otra bolsa, decides ahorrar o usar parte del dinero para darle un regalo a alguien que tanto lo necesita.  En otras palabras, no solamente tienes que pensar en ti, sino pensar en los demás.

¿Cómo puedes estar agradecida?

Si no cuentas con el dinero para bendecir a alguien más con un regalo, puedes hacerlo dedicando tu tiempo de voluntaria.  Por ejemplo, leyendo para los que no pueden leer, sirviendo alimentos en un albergue de mujeres víctimas de violencia doméstica. Existen muchas organizaciones que buscan el apoyo y servicio de voluntarios.  

Si no cuentas con el tiempo para ser voluntaria, únicamente, elsalir a caminar en tu tiempo libre, puedes en tu recorrido, detenerte un rato y mirar hacia arriba, encontrarás un cielo completamente azul o gris, tendrás nubes o puede que no, pero solo al ver hacia arriba te darás cuenta que Dios creó el cielo para ti. Después, sigue con la caminata y mira a tu alrededor, hallarás árboles, flores, pájaros, niños, familias y perros. Amiga mía has encontrado la creación.  

Dime si no hay que estar agradecida por eso.

Paso a tomar:  

Hoy mismo tú puedes tomar diferentes acciones para demostrar que eres una mujer agradecida

Anda, levanta el teléfono haz esa llamada, manda ese correo electrónico Agradécele a:

–          Tus padres:  Que te dieron la vida.

–          Tus hermanos:  Que te acompañan en cada paso que tú das.

–          Tus amigos: Porque escuchan tus penas, tus alegrías y tus tristezas.

–          Tus abuelos: Que te enseñan cómo vivir el pasado, el presente y el futuro.

–          Tu perro: Por ser el amigo más fiel de todo el mundo.

Agradécele a Dios por la vida, que tienes trabajo, que tienes casa, que tienes alimentos, que tienes esa oportunidad de tener metas y luchar en lo que te propongas.

No dejes que los pensamientos negativos puedan dominar tu mente, porque si lo haces te sentirás tan deprimida que no mirarás las cosas lindas que no solo en tu comunidad hay, sino que te perderás lo que el mundo te ofrece.

Abre tus ojos, y cuando estén bien abiertos con un corazón y mente agradecida, te darás cuenta de todas las cosas buenas que puedes ver, hacer y que eres muy bendecida.

Te invitamos a participar con nosotras a añadir el “Hábito #1” a nuestras vidas

Al abrir tus ojos todas las mañanas, agradece a Dios.  Es increíble como esa acción tan fácil de realizar te cambiará el día de una manera positiva.

Todo en esta vida es aprendido y ser agradecido también, haz del agradecimiento mañanero un hábito.  Cada mañana agradece a la vida, a Dios y a tus seres queridos.  Recuerda nadie ganó una maratón corriendo por primera vez.  el corredor se prepara día con día. 

No te pierdas los FB lives de todos los lunes en este año 2020, donde estaré compartiendo un hábito en mi vida que me ayude a gozar de los éxitos que tengo en mi vida espiritual, familiar, en mi salud, mi profesión, y en mi vida social.

¡Que vivan los hábitos positivos!

No importa que tan pequeños sean tus metas, no importa que piensen los demás, solo lucha para obtenerlos.