blogs (10)

Por: Diana Blaquel 

Escucha este podcast aquí: 

 3 COSAS QUE DIOS QUIERE DE TI EN EL PROCESO – DIANA BLANQUEL

Cada una de nosotras enfrentamos procesos en diferentes momentos de nuestra vida. El proceso es un transcurso, una transformación o un desarrollo y este nos conduce a un propósito.

Otros temas que te podrían interesar: 

LOS PLANES DE DIOS SON PERFECTOS – JESSICA DOMINGUEZ
Las Pruebas No Son Un Castigo Sino El Medio Para Cumplir El Propósito De Dios – Maressy Valle

 La verdad es que a veces los procesos son dolorosos, experimentamos soledad, tristeza, y duda; derramamos lágrimas y es posible que nos planteemos la idea de querer renunciar. Por eso, es importante recordar que el proceso es el camino hacia tu propósito y si abandonas el proceso estás abandonando el propósito. 

A la mayoría de personas no nos gusta atravesar por un proceso y preferimos las cosas al instante, lo rápido. Buscamos el resultado, pero no el pasar por el proceso. 

Por ejemplo, el proceso de bajar de peso es algo que no nos gusta porque tenemos que tener una dieta balanceada, comer menos comida alta en grasa, dejar el pan, harinas, dulce y la comida rápida. Además, tienes que ejercitarte por lo menos tres veces a la semana para lograr tu propósito de perder peso. ¡Eso es un proceso! Por tal motivo los productos que te prometen bajar de peso rápido, sin hacer dieta ni ejercitarte son muy populares porque a las personas no les gusta el proceso, pero si quieren el resultado. 

La biblia nos habla de Naamán, un hombre general del ejército del rey de Siria. (2 Reyes 5:1-15) Lo tenían en alta estima, pero tenía un defecto, él era leproso. Naamán se entera que hay un profeta de Dios que lo puede sanar y se va en busca del profeta Eliseo. Llega Naamán y se para a la puerta de la casa de Eliseo, pero Eliseo no sale. Él envía a un mensajero con instrucciones para Naamán. Las instrucciones eran que Naamán se lavará siete veces en el Jordán y con eso sería limpio de la lepra. Naamán se molesta, se enoja porque él quería el milagro, pero no quería el proceso. El creía que Eliseo iba a salir a darle una gran bienvenida, poner su mano sobre él y sanarlo, pero no fue así. Naamán tenía que pasar por un proceso para lograr su sanidad. 

Al atravesar por un proceso Dios quiere enseñarnos varias cosas: 

  1. Obediencia. Dios desea que seas obediente a Él, a su palabra y a las instrucciones que Él te da. Muchas veces no vas a entender porque Dios te pide lo que te pide, pero nuestro deber como hijas de Dios es obedecer a Dios, aunque en el momento no lo entendamos. 
  1. Humildad. Dios quiere que nos presentemos ante Él con humildad reconociendo que lo necesitamos y que dependemos de Él. La biblia dice que Jehová atiende al humilde, más al altivo mira de lejos. (salmo 138:6 RVR 1960) 
  1. Gloria a Dios. Dios desea que le des la gloria a Él. Que durante el proceso lo glorifiques. Que cuando Dios te de la victoria le des Gloria. Alaba a Dios y reconoce que la victoria la tienes gracias a Él. La victoria y las bendiciones que Dios te da son por su misericordia y por su amor. La victoria no es por tus méritos, cualidades, o talento la victoria es por Él y para Él. 

Hay mucho que aprender de la historia de Naamán, cuando él obedeció las instrucciones de Dios y se humilló ante Él fue sano de la lepra. ¡Cuando Naamán se dio cuenta que Dios lo había sanado reconoció que había Dios en Israel! Te invito a que leas ese pasaje de la biblia para que conozcas más sobre la historia de Naamán. 

En tu proceso en vez de enojarte, quejarte y desanimarte busca comprender que el proceso es parte de la transformación. El proceso te lleva a tu propósito, a tu milagro, a tu sanidad, pero es necesario que obedezcas, que te humilles y le des Gloria a Dios.

 Dios te bendiga y recuerda que en el proceso vas a crecer, aprender, madurar y Dios no te soltará.