fbpx

La mujer del flujo de sangre

¿En momentos de dificultad tienes FE sincera a Dios? Tienes cerca a Dios en todo momento, ¿A quién acudir en momentos de adversidad?

Mira este ejemplo de FE en la biblia:
Existió una mujer en la historia del Evangelio sufrió durante doce años un sangrado. Por más que acudía a doctores y especialistas en medicina no encontraba una cura para su enfermedad. 

La mujer era mal vista en esa sociedad debido a su condición, porque las demás personas pensaban que era una mujer «impura». Todos se alejaban de ella y evitaban tener contacto con ella, por lo que esta mujer vivía alejada de todas las personas por ser conocida por su impureza.

Jesús llegó un día al Pueblo al que pertenecía la Mujer, el cual estaba en ese pueblo porque tenía algunas misiones que resolver. Jesús se encontraba entre una multitud de personas que lo apretaban y casi no le dejaban andar. Las personas estaban aquí solamente por curiosidad y no porque creyeran en Él. Estas personas estaban en el lugar curioseando para ver los milagros de los que Jesús era capaz. Todas estas personas a pesar de que tenían cerca a Dios no querían tener a Jesús en sus vidas. ¿Te ha  pasado esto alguna vez? ¿Estás siguiendo a Jesús para ver qué es lo que hará en tu vida o le sigues a Jesús para que Él entre en tu vida?

Dentro de esta multitud había alguien diferente, una mujer tenía un corazón diferente. Ella quería la presencia de Dios en su vida. Ella iba enferma en busca de la presencia de Jesús, solamente ella sabía que si se acercaba a Dios podría tener el milagro que tanto anhelaba su corazón, esta mujer era la mujer del flujo de sangre.  

Entonces esta Mujer se acercó lo suficiente a Jesús para tocar su manto. Ella confiaba que con solamente tocar su manto ella sería sanada. Es entonces cuando Él sintió que había salido poder de Él. Es entonces cuando Jesús se para y dice «Alguien me ha tocado». Busca a la persona que lo había tocado y encuentra a la mujer, quien confesó que había sido ella quien había tocado su manto. En ese momento Dios le explica a la mujer que ha sido sanada por su FE y le indicó que se fuera, ella ya estaba sana.

Toma nota:
Jesús siempre tiene tiempo para nosotras. No hay momento en el que Él no te pueda atender, abrazar y ayudar a seguir adelante. 

Puedes buscar a personas que te pueden fallar, personas que te pueden decir que no tienen tiempo para ti en ese momento. Pero Jesús nos promete “El que a mi viene yo no le hecho fuera”. Una vez que llegues a Dios con tu corazón lleno de FE y lo toques tu vida cambiará por completo y vivirás una vida junto a Él.

Mujer Victoriosa, esta mujer al oír que Jesús se encontraba cerca de ella no dudó ni un momento en ir con Él creyendo que Jesus la sanaría por completo.Tú tienes cerca a Jesús en todo momento, Él siempre estará para ti. Lo más importante que tienes que tener es una FE sincera hacia Dios. Si te acercas a la presencia de cristo tu vida podrá ser transformada y vivirás mejor cada día.

Share it :

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Related article