pexels-andrea-piacquadio-3807760

Todos quisiéramos poder partir de este mundo sin arrepentirnos de nada, pero, por más pequeño que sea, siempre hay algo de lo que no estamos muy orgullosos; ya sea de nuestros pensamientos, palabras, acciones, e incluso de nuestras omisiones.

😔

Te plantearé unas preguntas que inician con las mismas palabras, y se basan en verdaderas experiencias humanas: ¿Alguna vez…

  • Te has quedado con cargo de conciencia por no haberle dado un par de monedas a alguien que lo necesitaba en la calle?
  • Has dejado de hacerle un pequeño favor a alguien por “falta de tiempo”, y al final has descubierto que no te habría representado mayor atraso?
  • Has presenciado una injusticia y no has hecho nada para evitarlo? 
  • Has dicho algo que lastimó mucho a otra persona en medio de un enojo? 
  • Has querido pedirle perdón a alguien pero por nunca decidirte, fue muy tarde? 
  • Te diste cuenta de lo especial que era alguien en tu vida hasta que no estuvo más en ella?
  • Te has arrepentido de no haberle confesado algo importante a alguien?
  • Te has arrepentido de haberle dedicado mucho tiempo a algo que al final no valió la pena?
  • Has hecho o dejado de hacer algo, sólo por el “Qué dirán”? 
  • Has dejado de apreciar las maravillas presentes en tu vida por estar ensimismado en el pasado o preocupado por el futuro?

En la página 209 de mi libro “Mujeres Victoriosas” te pregunto: “¿Cuáles serán tus pensamientos al final de tus días? ¿Qué harás para no sentir arrepentimientos?”

Me parece terrible que la gente se llegue a dar cuenta de todo eso hasta que se encuentra cara a cara con la realidad de estar viviendo sus últimos momentos en la tierra, sin embargo, también creo que es mejor tarde que nunca.

😌

Dicen que el que aprende de sus errores es listo, pero el que aprende de los errores ajenos es sabio. Procura extraer todas las lecciones que puedas de lo que observes a tu alrededor. Evita llegar a ese punto en el que te lamentas por el “hubiera”, porque el hubiera no existe. 

🥀

Tengo un par de consejos que podrían ayudar a evitar que en un futuro respondas “Sí” a las preguntas anteriores:

  • Si puedes hacer algo bueno por alguien, hazlo. No lo pienses mucho.
  • Si tienes el impulso de obsequiar algo que sabes que podría servirle más o hacer más feliz a otra persona, hazlo. 
  • Si tienes una corazonada positiva, síguela. 
  • Si sientes que vas en contra de tus creencias, deseos o de tu moral al realizar una acción, no la hagas. 
  • No priorices cosas como el trabajo o placeres personales ante la familia y amistades. 
  • Piensa muy bien antes de cada decisión que tomes. Ya sea al hablar o al actuar.
  • Expresa tus sentimientos. No te reprimas lo que quieras decir; no dejes que el miedo, la vergüenza, ni el orgullo te ganen.
  • Si tienes una opinión positiva de alguien, hácela saber.

Cuando partamos de este mundo lamentaremos lo que no hayamos hecho bien, pero de nosotros depende que sean más las gratificaciones que llevemos en nuestro corazón por haber procurado siempre sembrar una semilla de amor, gratitud, paz, o esperanza en la vida de los demás.

¡Sé sabio y procura vivir sin arrepentimientos!

Te dejaré el link donde puedes adquirir el libro de Mujeres Victoriosas