¿Cuantas de ustedes se sienten presionadas por otros porque aún no tienen pareja? ¿Pues que creen? ¡Ustedes no son las únicas! Mira cómo una de las mujeres victoriosas usa la palabra de Dios para lidiar con esta situación.