REAL ID-8

Me encanta orar, yo lo hago todas las mañanas. Pero también continuó orando durante el día cada vez que es necesario. Cuando termino de orar siento que tengo las fuerzas necesarias para seguir adelante.

Hablar con Él no me cuesta es una conversación tan fluida que tengo con ese amigo fiel que me asombra y que nunca se olvida de mí, lo mejor es que nunca está muy ocupado para mí. Siempre me escucha, siempre. 

¿Sabes que más me agrada de Él?

Que mantengo una conversación bilateral, yo le hablo y definitivamente Él me contesta.

Claro que la mayoría de veces no es de inmediato, pero mientras estoy haciendo mis actividades o tengo que tomar decisiones, Él siempre está para apoyarme y decirme que hacer.

También, como te menciono en mi libro Mujeres Victoriosas “Dedicar tiempo en silencio y con los ojos cerrados a escuchar la voz de Dios respondiendo mis oraciones es para mí un proceso de aprendizaje diario”. Página.169.  Es un proceso que trató de llevar en las mañanitas. Proceso cual no para ahí, ya que continuó conversando con Él durante el día. 

Con sus palabras y mensajes que llegan directamente a mi corazón y alma me permite tomar decisiones más sabias.

A través de los años he aprendido a usar el poder de la oración y ahora utilizo ese poder para confrontar el temor.

Hay personas que realmente no creen que la oración puede cambiar su vida. Pero te digo, por todas mis experiencias vividas, el poder de la oración me cambio mi vida entera y la continuará cambiando hasta el día que me vaya al cielo. 

Dios ha sido fiel conmigo, con mi esposo y mis dos hijos, Él ha estado en cada uno de nuestras pruebas y logros apoyándonos y guiándonos.

Te quiero compartir que cuando al terminar su carrera en la universidad, observé a mi hijo por primera vez interpretar para los sordo mudos, oí la voz clara pero apacible de Dios y supe con todo mi corazón y mi alma que mi hijo estaba cumpliendo con su propósito. Su propósito de ser voz para los que no tienen voz. Ese gran regalo era una respuesta contundente a mis oraciones por mis hijos. Padre, “ayúdalos a vivir una vida con propósito”.

¡FANTÁSTICO!  

Como te digo en mi libro Mujeres Victoriosas “Una vez oí decir que Dios tiene tres respuestas para las oraciones: Si, no, o todavía no”. Página.177

Mujer Victoriosa tienes que ser paciente y tener mucha fe:

Quizá no sea el tiempo perfecto para que Él responda tu petición. Tal vez tu pedido sea demasiado pequeño para la grandeza que Él tiene preparada para ti, o quizá Él te está protegiendo de algo.

Únete a un grupo de oración ya sea de tu iglesia o amigas y únanse para orar, que cada una haga una petición. Esto también te cambiará la vida.

Atrévete querida. Atrévete a incluir esta cita tan importante en tu calendario y prepárate para recibir una transformación de vida inigualable. 

¡Prepárate y fortalécete por medio de la oración!