REAL ID-8

¿Alguna vez fuiste el centro del chisme?

¿Sí?

Se siente muy feo e incómodo que otros hablen mal de ti y más si esa persona la conoces bien.  Son esa clase de situaciones que deben ser lecciones de vida, para evitar que tu y yo comentamos esa clase de errores. 

Pero, me pongo a pensar que esas personas que hablan mal de otras la mayoría a veces lo hacen porque tienen celos, envidia o falta de seguridad con ellas mismas o simplemente es una forma de entretenerse. Y aunque no lo creas porque ya es una costumbre para ellas.

Como te puedes imaginar debido a las plataformas que tengo, no falta una que otra persona que escribe comentarios negativos. Cada uno de ello los ignoro. Sin embargo, cuando el chisme llega a un nivel que requiere mi atención entonces aquí comparto un ejercicio que utilizo para encarar el tema. 

Como verás son preguntas que me ayudan a analizar la situación a fondo. Ya que tengo que escribir una respuesta a las preguntas, lo nombré:

Los 7 pasos para batallar contra el chisme.

NOTA:

Te invito a que hagas este ejercicio, te ayudará mucho a superarlo.

Generalmente, yo diría 99 % por ciento del tiempo solamente tengo que llegar a la respuesta de la primera pregunta. ¿Por qué?  Porque al considerar la fuente, ondea la persona, que dijo el chisme, mi respuesta indica que la persona “is not a reliable source” o “NO Es una fuente de confianza”. Por tal motivo no merece ni un minuto más de mi tiempo. 

Como te digo en mi libro de Mujeres Victoriosas “Te lo ruego, mujer victoriosa, evita con todas tus fuerzas hablar mal de alguien. El chisme es como el cáncer. Por poco que sea, es peligroso. No uses tus palabras para andar chismeando. No prestes tu oído al chisme. No participes en eso, punto y final”. Página. 153.

RECUERDA:

Nadie puede tener poder sobre ti para afectarte a menos que se lo permitas.

Las acciones siempre hablan más alto que las palabras. Demuéstrale al mundo, a través de tus acciones quien realmente eres. Y si las puertas de hecho se cierran porque alguien creyó el chisme dirigido en tu contra, no te preocupes, llegarán mejores oportunidades. Esa es la verdad.” libro Mujeres Victoriosas. Página. 148.

Cuando descubro que el chisme ha provocado que una puerta se me cierre, me hago un autoanálisis para decidir cómo responder ante la situación.

  1. Me molestó, pero después analizo el problema y comienzo a sentir pena por la otra persona. 
  2. Me doy cuenta de que la persona que habló mal de mí, debe de estar amenazada por mis logros y actividades o simplemente quieren hablar mal de mi. 
  3. Decido perdonar y no confrontar a la persona y decido seguir adelante. 
  4. Cuando miro a la persona que dijo el chisme siempre le sonrio y lo trato con mucho respeto. 
  5. Continuó viviendo mi vida con fe y con la firme convicción de que cuando Dios está conmigo, nadie podrá levantarse en mi contra.

Si se te cierra una puerta siempre se abre una nueva y mucho mejor. Como te imaginarás debido a profesión al pasar de los años han existido algunas personas que trataron de cerrarme algunas puertas. Digo, tratado, porque eso es lo único que pueden lograr. Porque cuando alguien te cierra unas puertas con mallas, llegará el día que Dios te abra un portón.

Como, por ejemplo, cuando me ofrecieron un papel pequeño en una película donde el director había visto mi segmento en Despierta América, el director me pidió interpretarme a mí misma. Fue una experiencia que nunca voy a olvidar y un claro ejemplo que lo mejor siempre viene a pesar que en el pasado algunas puertas se me cerraron.

¡Dios me llevó a la pantalla grande del cine! 

Los planes de Dios son siempre perfectos y enormes.  

Si es tu amiga que está hablando mal de ti, ella no es tu verdadera amiga, te invito a que busques a una amiga que en verdad te quiera y respete lo suficiente como para no hablar detrás de tus espaldas. Si tiene algo malo que decir de ti es mejor que te lo diga a ti. Ya querida tu eres la única persona que puede corregir tus errores. Como te menciono en mi libro Mujeres Victoriosas “Habrá momentos en los que necesitarás pedirle un consejo a una amiga o alguien de tu confianza sobre algún asunto delicado que haya sucedido. Asegúrate de que esa persona sea alguien lo suficientemente sabia y de confianza, alguien en quien realmente puedas confiar”. Página. 153

¡Di NO al chisme!