REAL ID-6

Oro todos los días por el mundo, por mi familia, por mis amigos, para que Dios me de sabiduría en medio de esta cuarentena, para que este virus no nos venza. Tengo mucha fe que si seguimos las indicaciones de quedarnos en casa y solo salimos cuando lo necesitemos, estos actos de obediencia nos ayudarán y lograremos salir todos juntos de esto.

¿Qué significa orar?

Para mí, la oración es como tener una conversación con Dios. No me tengo que preparar para darle un gran discurso, solo le tengo que hablar con palabras que me salen del corazón, no se necesita palabras perfectas. Le agradezco todos los días por la vida, por la salud, por mi familia y esto me llena de sabiduría y fortaleza.  Le agradezco inclusive por mis problemas y momentos difíciles que estoy pasando. Le agradezco por eso porque confío que Dios ya sabe todo lo que está pasando en mi vida y tiene planes para ayudarme a salir de ellos. 

El poder de la oración se basa en abrir tu corazón, mente y alma a Él.  A Dios siempre le puedes hablar con libertad y contarle cómo te sientes y Él seguramente te escuchará.  Él nunca está ocupado para escucharnos. Él es omnipotente y por lo tanto puede escuchar a cada uno de nosotros. 

¿Qué es la oración?

Como te digo en el libro de Mujeres Victoriosas la oración es: “Hablar con Dios Padre significa despojarnos de las cargas que llevamos dentro de nosotros. Cuando le hablamos y le pedimos algo con todo nuestro corazón, Él escucha. Página. 164.

A Dios no le interesan un montón de palabras, sino que solo le interesa un corazón sincero.

Te quiero compartir seis preguntas básicas de la oración que te pueden funcionar, si para ti es difícil orar.

¿Qué?

Orar es una conversación sincera, honesta y liberadora. No te preocupes de que hablar solo háblale que Él te escuchará.

¿Dónde?

Puedes orar donde quieras.

Yo oro en mi cama, en mi carro, en la ducha, en la mesa cuando
bendigo mis alimentos. Te aconsejo que lo hagas en cada lugar que
puedas y te sientas bien. Orar sin cesar, es algo que puedes lograr
teniendo una conversación constante durante el día con nuestro
creador.

¿Quién?

¿Quien participa en una oración? No debemos solamente usar la oración para hablar con Él, debemos de escucharlo también. Él por siempre nos guiará. Escucharle es más importante de lo que te imaginas. Asegúrate de dedicar tiempo para escucharlo, ya que son estos momentos en los cuales crecemos espiritualmente.

¿Cuándo?

Puedes orar cuando tú quieras, entre más oremos, más claro veremos el camino y resistiremos mejor cualquier cosa que nos suceda.

¿Por qué?

Oro porque siempre escucha mis oraciones y luego me dará la sabiduría necesaria para afrontar el día. También oro porque siento que Dios está aquí conmigo.

¿Cómo?

Primero comienzo agradeciéndole y luego le pido por mi familia, amigos, equipo de trabajo, por mis clientes y sus familias, por todas las familias, y profesionales médicos en medio de esta pandemia para que los guíe y los proteja.

Creo, que hay muchas maneras de orar, solo confía en ti, a Dios no le importará como lo haces, en donde y con quien. Tu exprésate lo mejor posible, no pierdas la fe que siempre Dios te ayudará a encontrar una solución.

“No existe ningún poder tan grande como el de la oración. Nos ayuda a mantenernos firmes al reconocer que una fuerza más grande y superior está obrando en nosotros. Libro Mujeres Victoriosas. Página. 161.

Te invito a hablar con nuestro Padre Celestial tan a menudo como puedas. Háblale de todo los que quieras y por favor incluye como una de tus peticiones que haga el milagro para que se desarrolle una vacuna para el corona virus. 

¡EL PODER DE LA ORACIÓN!