REAL ID-9

La palabra y la comunicación es la base de todo.                                

¿De todo?

Si de todo.

Es la base de una buena relación amorosa y familiar. 

Es la base de una buena amistad. 

Es la base para hacer una buena negociación.  

Es la base de una buena entrevista. 

Es la base de muchas cosas.

Es la base de nuestras acciones. Porque, toda acción empieza con un pensamiento.

Nuestras palabras pueden edificar o destruir a otra persona

Tu y yo podemos usar nuestras palabras para bendecir o maldecir a otros.  Cada palabra que digamos tiene poder para mejorar o empeorar el día de la otra persona.

En mi libro Mujeres Victoriosas te menciono “Para ser cuidadosas con nuestras palabras debemos también aprender a escuchar. Hay una razón de por qué Dios nos dio dos oídos y una boca. Se puede ganar mucho más aprendiendo a escuchar antes de hablar”. Página.137.

¿Lo crees?

Al pasar los años y crecer en sabiduría, me he dado cuenta que la mejor manera de resolver un problema no es peleando es comunicando, es mencionar las palabras correctas para que se llegue a un acuerdo y se resuelva el problema de la mejor manera posible.

Tu y yo somos llamadas y diseñadas a ser apaciguadoras, negociadoras de paz, (peace makers).  Que difícil es ser embajadoras de la paz en nuestros hogares cuando es justo ahí, donde más perdemos la paciencia.  Pero, sí que vale la pena intentarlo ya que si tenemos paz en nuestros hogares seremos unas mujeres victoriosas.

¿Qué pasa si tienes un problema y tu primer impulso es utilizar las palabras incorrectas y con un tono no adecuado?

Las cosas terminarán mal, porque te enojas tú y enojas a la otra persona. Eso sí que es un gran problema, ya que puedes terminar una relación, una buena amistad o un negocio importante. Hay algo peor, que lastimas a las personas, te lastimas a ti misma y no logras el objetivo de la buena comunicación.

Para comunicarte tienes que decir las palabras correctas, como te menciono en mi libro de Mujeres Victoriosas “Una mujer victoriosa con discernimiento se detiene a reflexionar y filtrar lo que dice, para asegurarse de que sus palabras sean honestas, compasivas y sabias”. Página. 139.

¿Cómo actuar de la mejor manera?

Para que actúes de una buena manera, tienes que practicar y tienes que reconocer que comunicarte adecuadamente te llevará a sentirte bien y te hará una buena persona.

Si te peleaste con tu esposo, tus hijos o alguna otra persona, te aconsejo que primero escuches, luego respires y si quieres no le respondas en ese instante, te tienes que relajar y después ya puedes actuar platicando de la mejor manera para que puedan llegar a un acuerdo.  Porque somos humanas, vamos a fallar, y a menudo vamos a reaccionar enfadas. No te preocupes esto es normal. Para eso existe también la manera de aprender a pedir disculpas, a pedir perdón, y a admitir que no siempre estamos en lo correcto.  

Usa tus palabras para edificar

Muchas de nosotras somos muy buenas para encontrar lo malo en nuestras parejas, en nuestros hijos y en otros.  Y peor aún, se los dejamos saber de la peor forma y nunca le dicen las cosas buenas que hicieron. Qué triste.

Pero te invito que cuando una persona en tu hogar, o lugar de trabajo, haga las cosas bien, se lo reconozcas.  Te darás cuenta que bien se sentirán ellos cuando se lo digas, eso los motivará a seguir haciendo las cosas de la mejor manera.

Agradécele y reconócele a la persona todo lo que hizo bien, ellos te lo agradecerán. Deja la palabra que lo puede herir, no se requiere de mucho esfuerzo para bendecir y fortalecer a otros.

Tu y yo como Mujeres Victoriosas debemos de retarnos a diario para usar nuestras palabras sabiamente. Verás que cuando decidimos edificar a otros a menudo, nosotras crecemos como personas.

¡Deja de usar palabras hirientes!