Quizás nos sentimos inseguras por temor a que nos hieran, pero debemos poner todo en manos de Dios y Él reconciliará nuestro corazón con el amor.