pexels-cottonbro-4065137

Entiendo perfectamente que la tecnología nos ha ayudado demasiado en nuestras diferentes labores diarias. Nos ha facilitado la vida, nos ha simplificado la realización de tareas, etcétera…Pero, ¿Estás consciente del daño que pueden llegar a causar en tu vida?

😲

El campo magnético que generan estos artefactos puede resultar verdaderamente nocivo para nuestro cerebro. Estudios realizados en animales han revelado que incluso a ellos les afecta. Encima del daño que causan, también provocan adicción; mientras más los uses, más los “necesitarás” . 

😵

Lamentablemente, así como su uso puede beneficiarnos, también pueden afectar todas las áreas de nuestra vida. Impiden que desarrollemos habilidades sociales, reducen nuestra autoestima, nos provoca insomnio, nos generan ansiedad, afectan nuestro oído y vista, generan problemas dentro de la pareja, y por si fuera poco, adoptamos malas posturas al momento de utilizarlas, cosa que nos genera dolores musculares y problemas de espalda.

😩

No te digo que los elimines por completo de tu vida, pero sí reduce su uso en la medida de lo posible. Su uso moderado no te hará daño, pero sí si es en exceso.

☝️

En la página 251 de mi libro te cuento esta anécdota: Una vez contacté a un profesional que conozco de muchos años. Llamé a su oficina alrededor de las 5:30 p.m y me informaron que ya se había retirado. Llamé a su celular y fui derivada inmediatamente a su buzón de voz. Al día siguiente cuando me devolvió la llamada me explicó que no me había llamado antes porque decidió hace muchos años apagar su celular y no estar disponible para cuestiones laborales después de marcharse de la oficina. Excelente idea, ¿No?

Nuestros cuerpos y mentes necesitan descansar. A continuación te daré un par de consejos para reducir el riesgo de sufrir desmejoras  en tu organismo:

  • Establece una hora para dejar de usar tu teléfono, computadora, televisión o tablet. Preferiblemente si son dos horas antes de irte a dormir para que tu cerebro no esté bajo los recientes efectos de la sobreestimulación que los aparatos producen.
  • No veas las pantallas en ubicaciones de poca luz. ¿Has oído mencionar la luz azul? La emiten las pantallas, y es terriblemente dañina si te ves expuesto a ella por mucho tiempo y directamente. Si vas a ver tu portátil, celular, tv o tablet, asegúrate de que haya luz a tu alrededor que disipe sus rayos.
  • Busca la información en enciclopedias, libros, periódicos, y recursos físicos. Aunque es mucho más fácil buscar todo el internet y obtener las respuestas de inmediato, intenta volver a los métodos antiguos. 
  • Prueba nuevas actividades que no impliquen tecnología. Te relajarás y las disfrutarás mucho más. Te lo aseguro.

La tecnología no surgió con la intención de causar un perjuicio más que un beneficio, al contrario. Solamente debemos darle un uso adecuado y podremos equilibrar perfectamente nuestra vida y combinarle la utilidad de los artefactos que implementemos en ella.

¡Dale a tu cuerpo y mente un merecido tiempo de descanso!

Te dejaré el link donde puedes adquirir el libro de Mujeres Victoriosas