people-2604831_960_720

Vive con fe 24/7

¿Tienes fe?

La fe no es un objeto tangible, no la podemos ver.  Pero si la podemos sentir. Que difícil creer en algo que no se ve, pero te digo, Jesús es el más claro ejemplo de lo que es la fe.

Fe, es tener la confianza o esperanza necesaria para obtener o recibir algo bueno que va a suceder.  En mi libro Mujeres Victorias, comparto contigo: “La fe es la confianza absoluta y la certeza de algo, a diferencia del simple deseo de que algo suceda. La fe sobrepasa la razón y te ayuda a creer con todo el corazón”.

Yo no me podría imaginar cómo sería mi vida si no contara con el poder de la fe en mi día a día. 

¿Cómo estás con tu fe?

Hay veces tu fe será más fuerte y otras veces será muy débil.

Tendrás días malos y días buenos, solo tienes que saber vivir con lo que te esté sucediendo y aceptarlo, luego con toda la fuerza que tengas en tu interior levantar ese escudo de fe que te ayudará a luchar para combatir tus problemas y para resistir cada una de las pruebas difíciles que pasas en la vida.  

Días malos: 

Habrá días que tu fe se irá por los suelos y será cuando nada te salga bien. Te dejo una pequeña historia ficticia para que logres entender mejor lo que es la fe:

Primero: Tu hija tuvo un accidente de tránsito.

Segundo: Los doctores dicen que se quedó paralítica y nunca podrá caminar.

Tercero: Tu estas triste porque ya nunca caminará, pero estás contenta porque tiene vida.

Cuarto: Le tienes que decir la desastrosa noticia a tu hija y no sabrás cómo reaccionar.

Quinto: Toda la familia luchará por la aceptación de la noticia.

Sexto: Tu hija comenzará rehabilitación, donde tiene días buenos y días malos.

En efecto, tu fe será puesta a prueba.  Existe la tentación de decir que Dios se ha olvidado de ti, que no está contigo y te abandonó, pero esos momentos malos donde no sentirás salida, son en los que más fe debes de tener. Deja que Dios se encargue de tu hija, tu mayor reto será ser el mejor ejemplo de fortaleza para tu hija para no dejar que la fe se le termine.  Es en los momentos más difíciles que tienes que remplazar los pensamientos negativos con pensamientos positivos llenos de fe. Esa fe que te hace sentir que todo estará bien porque Dios está contigo.  

Días buenos:

Luego, tendrás días que sentirás que Dios está tan presente, que todo lo que tenías en mente lo obtienes.

Por ejemplo:

–          Trabajo.

–          Cura de una enfermedad.

–          Una buena amiga.

–          Un buen esposo.

–          Un embarazo.

Finalmente, no dejes que tu fe desaparezca, búscala hasta obtenerla con ayuda de Dios y de tus seres queridos. En otras palabras, la fe es confianza, la fe es amor, la fe es un acto humano y tenemos que luchar a diario y pedirle ayuda para que nos de esa fuerza sobrenatural que necesitamos en los momentos que estamos tan débiles, que no sentimos las ganas ni la fuerza para levantar nuestros escudos de fe.

¡Tú sí puedes!