mountain edit

El poder del prósito intencional

¿Sabes que tú no estás aquí por accidente? Todo acerca de ti tiene un propósito. Tu  estas destinada para hacer grandes cosas en tu vida y cumplir el poder de tu propósito intencional. Pero para poder lograr cada una de ellas, es importante que no vivas tus días sin tener un plan. Es importante que descubras cuál es TU propósito en esta vida. Ese propósito le dará significado y poder a tu vida.

Puede ser que aún no te hayas puesto a pensar acerca de tu propósito en esta tierra. O que se te haga difícil determinar cuál es tu propósito. Una forma de obtener el poder del propósito es descubriendo cuál o cuáles son tus pasiones. Te puedes hacer las siguientes preguntas:

¿Qué me hace feliz?
¿Qué me entusiasma?
¿Qué es lo que me llena de gozo?
¿Qué me apasiona?
¿Por qué me levanto en las mañanas?

Analiza muy bien que es eso que te anima a seguir adelante. Eso que te emociona, revitaliza, y que te da poder. Observa eso que te viene en mente. Puede que te vengan muchas cosas diferentes a la mente y que necesites confirmación. Esa confirmación te la puede dar Dios, ora al respecto, pregúntale a Dios, porque él quiere que tú también sepas cuál es tu propósito.

A lo mejor, pensamientos negativos te vienen a  la mente, “eso está muy difícil yo nunca lo podría lograr.” Pero Dios jamás te dará un llamado especial que tú no puedas lograr. No dejes que los pensamientos negativos ni las mentiras tomen control sobre ti. Si tú pones el esfuerzo, en comunicarte con Dios, Él te guiara en cada paso y te dará ese poder que tú necesitas. TÚ puedes lograr ese propósito que tienes en tu corazón. Es importante que te deshagas de esos pensamientos negativos y los remplaces con verdades. Puedes decir una y otra vez, “yo SI puedo” “yo soy una mujer victoriosa que puede lograr todo lo que me proponga.” “Dios en ti confió.”

El poder del propósito es lo que te guía a diario para vivir y saber cómo invertir tu tiempo.
Por ejemplo, imagínate cuando vas a salir y te subes a tu coche para manejar hacia tu destino. Vas a poner la dirección a donde tú vas, y vas a manejar hacia esa dirección porque sabes exactamente a dónde vas.  Durante el camino pueda que te salgas en la salida equivocada, que des vuelta en un lugar equivocado, pero si tú sabes exactamente a qué destino vas, lo vas hacer a pesar de los obstáculos que se crucen en tu camino. En cambio, si tú te subes a tu coche, pero no sabes a dónde vas, entonces vas a seguir manejando y manejando y nunca vas a llegar a ningún lado  porque no tienes tu dirección exacta. Por eso es importante que tengas una dirección en tu vida porque eso te dará el poder para que sepas exactamente dónde quieres y debes llegar.

Tu propósito le dará sentido a lo que hagas día a día.

Recuerda que tú tienes un propósito y estas destinada a cumplir con un llamado especial en esta vida. ¡Ahora es tiempo de vivir mano a mano con tu propósito intencional y vivir  cada día como una mujer victoriosa!