Tener un plan y fijar metas es importante para lograr vivir en propósito y cumplir con nuestras misiones.  Sin embargo, por las circunstancias de nuestras vidas diarias nos encontramos en diferentes lugares y nos frustramos. 

Si eso sucede, tranquila. Puede que Dios tenga otras opciones que no hayamos considerado y muchas veces serán mejores a la que te propusiste.

Por esa razón es importante que seamos flexibles y de mente abierta para cumplir nuestro propósito y con nuestras misiones en esta tierra. 🙂

Si en el camino a tu propósito o misión no te está saliendo nada bien, no te apresures a juzgarlo como malo o incorrecto.

Como te menciono en mi libro Mujeres Victoriosas “Resiste la tentación de preocuparte si aún no ves exactamente que tus planes se van encaminando. Detente y nota el giro o la curva. Recuérdate tu meta principal: tratar de entender cómo realizar el trabajo importante que Dios puso en tu corazón”. Página.89.

Por ejemplo:

Tu soñabas en trabajar en la mejor tienda de ropa de tu zona, todos los días cuando eras pequeña mirabas esa tienda y decías “cuando sea grande quiero trabajar allí”. Esa tienda era muy elegante y llegaban muchas personas a comprar.  Creciste, muy dispuesta y emocionada fuiste a entregar tu currículum a esa tienda que tanto querías trabajar. Los encargados de la tienda recibieron tu currículum y dijeron que te llamarían, pero nunca recibiste la llamada. 👩

Con el tiempo te sentiste decepcionada y triste, porque no te habían llamado. Tus papás muy sabios te dijeron que ese no era el plan de Dios, Dios tenía otro plan para ti, uno mejor que ese y que no te desesperaras, porque lo mejor estaba por venir. Como siempre tratando de darte los mejores consejos posibles.

Como te digo en mi libro Mujeres Victoriosas “Vivir con propósito es emocionante, pero a su vez difícil. Implica rechazar muchas cosas que deseas hacer. Requiere sacrificios. Requiere persistencia. Requiere de muchísima disciplina para poder decir “no” a otros y, más importante que eso, tener que decirte “no” a ti misma”. Página. 89.

Habrá momentos que te sentirás frustrada, pero Mujer Victoriosa, tu podrás derrotar esos obstáculos con el tiempo y de seguro que los alcanzarás o encontrarás nuevos propósitos y misiones.

Mientras tú tanto deseabas trabajar en esa tienda te llega la noticia que te ganaste una beca para estudiar en el extranjero con todos tus gastos pagados.  Es ahí cuando entonces llegas a entender los planes de Dios y te das cuenta que vale la pena ser flexible con esas metas que tu pensabas eran las perfectas para tu vida.  Dios siempre tendrá mejores planes para ti.  Sé paciente, sé flexible, y se agradecida por el momento que estás pasando.  Aunque sea un momento difícil, Dios lo usará para enseñarte y entrenarte para lo que se viene.  📝

Pasos prácticos para seguir:

  1. Si tu hijo se gradúa este año, pero no tuvo su ceremonia de graduación, no te pongas triste le puedes recrear una ceremonia de graduación en tu jardín, hacer que tu hijo tenga su propio acto de graduación y veras que le darás su día único e inolvidable.  🎓
  2. Si quieres hacer una cena con pollo, arroz y ensalada, pero te diste cuenta que no tenías lechuga en tu refrigerador, tranquila, busca lo que tengas, como: tomate, zanahoria y limón te darás cuenta que tendrás tu propia ensalada. 🥙
  3. Si tenias pensado usar vestido rojo con zapatos del mismo color, pero se te quebró el tacón y no lo puedes reparar en ese instante, no te preocupes, ponte unos zapatos de tacón color negro que igual se te verán muy bien. 👠

Ser flexible te permite que tu tengas más opciones para considerar en la forma cómo puedes afrontar una situación inesperada, vivirás más tranquila y te permitirá disfrutar más de la vida.

¡Toma un plan, fija tus metas y se flexible en tu propósitos y misiones!

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Más Popular