blogs-2

Por: Diana Blaquel 

¿Quieres compartir sobre el amor de Dios, pero no sabes cómo hacerlo o por dónde empezar? Tal vez eres una mujer tímida o no te sientes muy segura de que versos de la biblia compartir o como explicarlos. Yo sé que compartir sobre tu fe puede ser una tarea intimidante, pero Dios te ayudará y pondrá en tu boca las palabras adecuadas. Hablar de Dios es un privilegio enorme. De hecho, como creyentes somos llamadas a compartir de nuestro Señor Jesucristo e ir a predicar el evangelio. Marcos 16:15 dice, “Y les dijo: Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura”. 

Temas que pueden interesarte:

¿POR QUÉ LEER LA BIBLIA?

SERVIR ES UNA DECISIÓN.

Hoy quiero compartir contigo algunos consejos que te pueden ser útil. 

  1. Usa tu ejemplo. Necesitamos tener presente que la biblia más cercana que tendrá la persona que nos rodea somos nosotras mismas. Por lo tanto, debemos evangelizar con nuestro ejemplo, con nuestro estilo de vida. La forma que nos comportamos, hablamos, y tratamos a otros sí importan. La gente observa cómo te relacionas con los demás y el estilo de vida que llevas. Así que seamos conscientes que alguien está observándonos y pregúntate, ¿el testimonio que estoy dando está alineado con el mensaje que quiero transmitir?  es decir, mi ejemplo testifica que soy hija de Dios? 
  2. Usa el lugar donde Dios te pone. Tu escuela, el supermercado, las redes sociales, tu trabajo, y tu vecindario son lugares donde Dios te ha puesto, habla de Dios ahí donde estas. A veces deseamos que Dios use nuestra vida para hablarle a otros, pero queremos esperar a tener una plataforma grande, estar en el altar, detrás de un púlpito y tener micrófono en mano, pero Dios puede y quiere usar tu vida ahí donde estas. Si Dios pone en tu corazón hablarle a alguien de tu comunidad hazlo. Se obediente a la voz de Dios.  
  3. Comparte tu testimonio. Habla de lo que Dios ha hecho en tu vida. Testificarle a las personas como Dios te sanó, restauró, salvó y cambió tu vida. Háblales sobre el amor de Dios que recibiste y cómo ese amor tan infinito vino a transformar tu vida. No es necesario que les leas la biblia, que expliques versos complicados o les enseñes teología. Compartiendo tu testimonio lograrás decirle a la persona lo que tu experimentaste al recibir a Jesús como tu Salvador y las personas se podrán relacionar e identificar con tu testimonio. 
  4. Acércate a las necesidades de tu familia o amigas. Si algún familiar necesita una despensa y tú puedes proveerla hazlo. Si alguna amiga está pasando un momento difícil llámale y ofrécete a orar por ella y a escucharla. Brinda tu apoyo, comprensión y ayuda en momentos de necesidad porque por medio de esos actos las personas verán el amor de Dios reflejado a través de tu vida. 

Para conocer más sobre lo que Dios tiene preparado para ti ve el siguiente video:

Deseo con todo mi corazón que te animes a compartir el amor de Dios. Hablar de Jesús es maravilloso. Expresarle a los demás como Dios cambió tu vida y lo que Él significa para ti es un privilegio hermoso y muy satisfactorio. Recuerda que Dios está contigo, ora y pídele al Espíritu Santo que te guíe, que te ayude y ponga las palabras adecuadas en tu boca. Debes saber que es el poder y la gracia de Dios la que salva a las personas.

¡Dios se encargará de tocar los corazones tú simplemente ponte en las manos de Dios y déjate usar por Él! 

Oración-para-esta-mañana-768x768-1
Diana Blanquel:
Comunicadora, locutora  y conferencista.
Mujer de fe y de oración.
Presentadora de Mujeres Victoriosas.
Redes sociales:
Instagram: @dianablanquel 
Facebook: @dianablanquel 

Únete a @mujeresvictoriosas1

Para más inspiración suscríbete a nuestro canal de Youtube https://www.youtube.com/channel/UCHorKA1AtpDhx7jKVk_c9Xw/

Si quieres ordenar el libro de Mujeres Victoriosas aquí te compartimos el link: