Untitled design (2)

¿Alguna vez has temido perder a alguien amado? Sé lo que se siente. En la página 32 de mi libro Mujeres Victoriosas comienzo a relatarte una de las experiencias más difíciles que he vivido como madre. La angustia fue abrumadora.

Si has pasado o estás pasando por un momento de dolor y temor por perder a alguien, me gustaría poder ayudarte a superar ese miedo y pesar de la mejor manera posible.

🙏

Alguien dijo una vez que lo único seguro que tenemos al venir al mundo es la muerte. Es el paso final del proceso tan maravilloso que experimentamos como seres vivos. Han habido muchísimos escritores y poetas que han expresado lo breve, lo dolorosa, lo pacífica, o hasta lo injusta que puede llegar a ser; pero sea como sea, es parte de nuestro ciclo vital.

🥀

Creo que, sin importar el motivo o la circunstancia en la que se dé la muerte, es un momento de paz y tranquilidad. Es un momento en el que se alivia cualquier dolor, angustia o pesar. La mente se libera y no se ocupa más en cosas mundanas… Somos los vivos los que debemos cargar con el peso del vacío emocional que deja una pérdida.

Te quiero contar la historia de una mujer que comprende perfectamente el significado de la vida y la muerte como conjunto:

Esta mujer tuvo la dicha de ser madre. Se emocionó y sintió temores como cualquier mujer que va a tener a su primer bebé, pero hizo planes y construyó sueños en los que incluía un futuro brillante para él. Pocas semanas después de haber nacido su hijo, falleció. Sus miedos se habían hecho realidad. No tuvo advertencias, no tuvo posibles soluciones. A pesar del dolor que esta pérdida representaba, no se ha visto mujer irradiar más calma. ¿La razón? Ella decía que comprendía perfectamente el motivo de su partida: Todos venimos a este mundo destinados a cumplir con una misión. A algunos nos lleva más tiempo cumplir con ella que a otros, y es hasta que lo logramos que partimos de este mundo. Ese pequeño angelito, con tan solo un par de días de vida, ya lo había conseguido. Había traído alegría en su momento, había dado esperanza… 

Nuestro miedo a perder a alguien se basa en el dolor que no queremos soportar… Una mujer muy sabia dice que ella no le pide a Dios estar exenta de ningún sufrimiento; pide constantemente por bendiciones y resguardo para ella y sus seres amados, pero sabe que si por uno u otro motivo se llegara a ver en una situación dolorosa, lo que necesitará es fuerza y entendimiento para superarla. Comprendo muy bien su postura; al final, ¿Quién soy yo para merecer solo alegrías?

Lo importante es comprender que lo valioso es el tiempo que compartimos con las personas, y que así como hoy estamos disfrutando de un momento maravilloso junto a alguien, mañana podríamos no hacerlo más. Lee este poema, entenderás a qué me refiero:

En vida, hermano, en vida

Si quieres hacer feliz a alguien que quieres mucho, dícelo hoy, sé bueno… En vida, hermano, en vida.

Si deseas dar una flor, no esperes a que se muera, mándala hoy con amor…

Si deseas decir “Te quiero” a todos los de tu casa y al amigo cerca o lejos… En vida, hermano, en vida.

No esperes a que se muera la gente para quererla y hacer sentir tu afecto…

Serás feliz si aprendes a hacer felices a aquellos que te rodean…

Nunca visites panteones, ni llenes tumbas de flores; llena de amor corazones… En vida, hermano, en vida.

A. Rabatte

Incluso si fuera poco ya lo que te quedara con alguien, aprovéchalo. No desperdicies ni un segundo de su compañía y alegría por atormentarte con la idea de que pronto no estará, porque el tiempo se te puede escapar como agua entre las manos y de repente ese miedo será una realidad. 

La vida durará lo suficiente si se sabe apreciar y aprovechar 

Te dejaré el link donde puedes adquirir el libro de Mujeres Victoriosas