Untitled design-2

3 maneras que podemos demostrar nuestro amor y fe en Dios en nuestra vida diaria

¿Tú interactúas con Dios en tu vida diaria? Si aún no lo haces, no te preocupes, aquí comparto con ustedes tres maneras que podemos demostrar nuestro amor y fe en Dios diariamente y fortalecer nuestra relación con Él.

1.Podemos convertir las preocupaciones en oraciones.

En lugar de pensar y pensar una y otra vez en nuestras preocupaciones, hay que convertirlas en oraciones. No repitamos por lo que estamos preocupadas. Por ejemplo, puede que estés estresada porque sientes que no tienes suficiente dinero para pagar tus cuentas. En vez de preocuparte, dile a Dios lo agradecida que estas por todo lo que teda.  Por proveerte con lo que necesitas para poder pagar las cuentas. Confía en que nuestro Señor nos va proveer con lo necesario. Así que, cada vez que nos sintamos ansiosas, hay que elegir confiar en Dios, así estamos poniendo nuestra fe en su bondad y habilidad.

2. Llena tu mente con sus atributos

Debemos hacer tiempo en nuestra vida diaria para estar en silencio y tener un momento intimo con Dios. Si aún no lo haces, las reto a ustedes (y yo me incluyo) a que cada día tengamos un momento con Dios a solas. Puede ser en donde te sientas más cómoda. Ya sea en tu habitación, en un parque o en algún otro lugar donde puedas estar en silencio y evitar las distracciones del mundo exterior por unos minutos. La clave para renovar nuestra mente, cuerpo, y espíritu es desarrollar el hábito y la disciplina de meditar en la Palabra de Dios todos los días. No tiene que ser por un largo periodo de tiempo, aunque sea por un solo momento es suficiente.
Esto abre nuestras mentes para hablar con Dios, escuchar sus respuestas y poder relacionarnos con Él. Hay que recordar que Él es nuestro consejero y amigo, y solo espera que tomemos unos minutos para escuchar de Él.

3. Convierte las quejas en adoración

¿Cuántos de nosotros nos quejamos por las cosas más insignificantes? Como, “¿Por qué hay tanto tráfico?”, “no me gusta cómo me amaneció el cabello hoy”, “estoy muy cansada no quiero ir a trabajar”, etc. En lugar de quejarnos hay que darle las gracias a Dios que tenemos carro, hay que darle gracias a Dios que tenemos cabello, hay que darle gracias a Dios que nos ha dado otro día de vida y que tenemos trabajo. ¿Vieron cómo cada una de esas quejas puede ser convertidas en sentimientos de apreciación? Hay que intentar de hacer eso todos los días. En lugar de quejarnos hay que adorar a nuestro Dios y agradecerle por todo lo que nos da.

Así que esas son 3 maneras que podemos demostrar nuestro amor y fe en Dios en nuestra vida diaria. ¿Qué otra manera creen ustedes que podemos vivir demostrando nuestro amor y fe en Dios?